Perspectiva de la política nacional
La mujer y la puerta

Por Federico Pérez Córdoba (*)



Cualquier  tipo de aplicativo moral al accionar del 85 % de la dirigencia política actual derrapa en la primera esquina. Tratándose de volantazos, giros bruscos  y golpes de timón, todos quedan sólo para los memoriosos. Y en este despejar de aguas, debe mirarse el corte de amarras por parte de Juan Manuel Urtubey, el gobernador de Salta. JMU, aún desde el panorama de Colombia cuarenta y tres cero-cero, zorrea que el macrismo no está cotizando bien entre la argentinidad. Lo cual no constituye un hallazgo que lo posicione para la próxima entrega de los Nobel, en Suecia. De todas formas, así comenzó este fin de semana su alejamiento del grupo que anida en Balcarce 50.

La alegría no es para cualquiera. Menos, cuando el grueso de la población registra cómo se degrada el poder de su billetera a una velocidad asombrosa. A tal punto que, de hacerse usualmente de manera mensual, la inflación ahora pasó a ser medida por quincena. Algo que el virtual consorte de la actriz Isabel Macedo huele claramente, aunque ello no constituya un don, al tratarse de una situación evidente y palpable para una amplia mayoría.

Alguna vez, un reconocido consultor político caracterizaba a los peronistas como el león que, al olfatear la sangre de una gacela herida, se acerca al medio del bosque a verificar si hay una posible presa para su apetito. En cuyo caso, hay entre ellos quien dio cada uno de estos pasos, de manera puntillosa y sin dejar lugar a equívocos. Y no es JMU. Es la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. La antecesora de Macri, minimizó lo que le achaca la justicia y prefirió concentrarse en dar una crítica demoledora al gobierno nacional por el grave frente económico en el que colocó a la mayoría de los argentinos.

Mientras la ex mandataria trazaba este panorama socioeconómico altamente preocupante, el gobernador salteño acompañaba al actual presidente en un acto en Santa Victoria Este. En un retrato desolador, lúgubre, sombrío y en claro contraste con los miles que siguieron con atención la propuesta de acción que CFK recomendó, frente a las tempestades hacia las que enfila la economía gaucha. Cerca del gobernador salteño, conjeturan que el acercamiento al presidente obedece a las necesidades de financiamiento provincial, uno de los cajeros automáticos que suelen figurar con el cartelito “fuera de servicio”. Y que si la administración macrista se derrumba como el delarruísmo, Urtubey quedará posicionado para la sucesión, susurran en los alrededores del mandatario.

Como toda proyección quedará verificada o descartada con el desarrollo futuro de los hechos, nos quedamos con este pasaje de I. A. Ireland, rescatado por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares.

  • Qué extraño!- dijo la muchacha, avanzando cautelosamente. ¡Qué puerta más pesada!

La tocó, al hablar, y se cerró de pronto, con un golpe.

  • ¡Dios mío!- dijo el hombre. –Me parece que no tiene picaporte del lado de adentro. ¡Cómo nos ha encerrado a los dos!

  • A los dos, no. A uno solo- dijo la muchacha.

Pasó a través de la puerta y desapareció.  



(*) Especial para saltainforma.com.


COMENTARIOS