Recomendaciones para evitar los golpes de calor
Se aconseja consumir abundante líquido para evitar la deshidratación. Si una persona presenta dolor de cabeza, mareos, náuseas, convulsiones, ubicarla a la sombra, hidratarla y realizar la inmediata consulta profesional.

El Ministerio de Salud Pública sugiere a la población tomar medidas preventivas para evitar los denominados golpes de calor y sus consecuencias en los días de altas temperaturas, especialmente en niños y adultos mayores. 
Los golpes de calor presentan síntomas como dolor de cabeza, irritabilidad, piel seca y roja, mareos, náuseas, tendencia al sueño y, en los casos más serios, convulsiones. La causa más frecuente es la acción directa y prolongada del sol sobre el organismo, sobre todo en la cabeza, normalmente debido a una larga exposición.
Para evitar los golpes de calor se recomienda:
• Consumir abundante líquido, aún sin tener sed para evitar la deshidratación.
• Permanecer a la sombra.
• Vestir ropa de algodón, en lo posible clara.
• No sobreabrigar a los niños.
• Reducir la actividad física
• Ingerir frutas y verduras y evitar comidas muy abundantes
• Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas y exponerse al sol entre las 10 y las 16.
• Protegerse del sol usando un gorro, una sombrilla y protector solar de factor alto.
• Permanecer en espacios ventilados

En el caso de los bebés, darles de mamar con mayor frecuencia, mojarles el cuerpo, y si tienen más de 6 meses, darles agua fresca apta para el consumo. Para lo más chicos es ideal no esperar a que pidan agua sino ofrecerles continuamente líquidos, especialmente jugos naturales; vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros y proponerles juegos tranquilos para que no se agiten.
En caso de que aparezcan síntomas concurrir al médico, intentar baja la temperatura del cuerpo con paños fríos o con un baño en agua helada, ingerir agua fresca, permanecer en un lugar fresco y ventilado y no consumir medicamentos antifebriles.

En caso de que la persona presente síntomas de golpe de calor, ubicarla a la sombra; cubrirla con compresas de agua fría, proveerle líquido (agua fresca), aunque sean pequeños sorbos, y acudir al centro de salud o al hospital.

Fuente: Ministerio de Salud Pública.

COMENTARIOS