15ºc
El Clima en Joaquin V. Gonzalez

15ºc

Noche Parcialmente Nublada

Hoy

Min: 11ºc

Max: 19ºc

Mañana

Min: 9ºc

Max: 20ºc

Pasado

Min: 12ºc

Max: 20ºc

Urge la ampliación de la escuela 4402

Es de El Quebrachal y recibe en sus aulas a 810 alumnos. Está en malas condiciones.

La directora muestra la losa que se desplomó en la galería. Javier Corbalán

En El Quebrachal la lluvia hizo rebalsar los pluviómetros entre la noche del lunes y la madrugada del martes con sorprendentes 190 milímetros, casi la media histórica de enero, el presunto mes más lluvioso del año que en 2017 dejó la huella de su sequía. Agrónomos de esta zona próspera en cultivos de soja, maíz, algodón y poroto aseguran que está drenando bien el agua en los campos pero fue demasiada precipitación en poco tiempo y fuera de época. Tanto que semejante cantidad de agua puede resultar negativa para el desarrollo de los cultivos que necesitaban el líquido elemental en enero y febrero.

Pero en El Quebrachal no sólo los campos se resintieron con tanta lluvia. También quedaron al descubierto las fallas estructurales de la postergada escuela 4402 "Gendarmería Nacional", que recibe cada día a 810 niños en sus aulas. Su directora interina, Sara Raquel Medina, le contó a El Tribuno que "el miércoles 22 se produjo un desprendimiento de la loza de la galería de la escuela y aunque afortunadamente no hubo heridos, estamos atentos porque creemos que corremos el riesgo de un desprendimiento mayor". El derrumbe ocurrió al mediodía, justo cuando los chicos se dirigían al comedor.

"Llamé a la supervisora zonal, Angela Sachetti que se comunicó con la arquitecta Martínez y con la encargada de acondicionamiento edilicio del ministerio. Acá estudian 810 alumnos, y no soy arquitecta pero lo miro al techo y lo veo caído, como que está sostenido de las esquinas. Es mi apreciación pero me tiene muy inquieta. Pido que hagan una inspección, una evaluación y se solucione urgente este problema", dijo Raquel Medina.

Los problemas edilicios, la escaséz de espacios para que la educación fluya y sea posible, son de vieja data en esta populosa escuela de El Quebrachal. "En 2014, 2015 y 2016 se hicieron los pedidos de refacción y ampliación del establecimiento por la cantidad de alumnos que tiene la escuela. Antes de estos pedidos, los directores que me precedieron también hicieron lo propio pero nunca hubo una respuesta concreta", dijo.

Desde que se desplomó la losa de la escuela, muchos padres no mandan a sus chicos a clases. "Es que por estos días tienen que estudiar en el comedor y al ser chicos de 2´ y 3´ grado, son curiosos, inquietos y se teme que vayan a tocar alguna olla o el fuego", explicó la directora y agregó: "Por eso se procedió a la demolición de una pared que da a un depósito para usarla provisoriamente como aula y que los chicos no corran riesgos".

En el turno mañana hay 14 secciones de grado en la escuela y los espacios existentes son 11. "Necesitamos tres aulas más porque hay chicos que estudian en el comedor. Necesitamos baños nuevos porque los existentes están pensados para 150 alumnos y son 810 más el personal docente. Los maestros también necesitan un espacio donde estar, y tenemos un carrito con la computadora que va por las aulas, porque no tenemos sala de computacion para que aprendan en serio, sin perder el tiempo y en las mismas condiciones todos los chicos", aseguró Medina.

También necesitan un laboratorio y un patio cubierto; un cerco perimetral y vereda. 810 chicos necesitan que se acuerden que allá lejos, en Anta, ellos existen.

Fuente: El Tribuno

COMENTARIOS